Alborada

Tres piezas.
Arcilla con engobe
Celosía 46 x 41 x 11 cms.
Base de madera de encino 12 x 40 x 4 cms.
Vasija 15.5 x 25 x 33 cms.
Red. 10 x 20 x 29 cms.

 

Hemos llegado a un punto donde reconocemos lo luminoso y lo sombrío. Lo necesario de la sombra para gestar algo y el tiempo de espera para brotar, confiando en los ciclos para poder llegar a una espiral mayor. Podemos contar con ese claro oscuro para obtener una percepción más clara entre lo que consideramos luminoso de lo que no lo es.

Ese entendimiento lo guardamos en un contenedor que alberga al alma. Cada rayito se vuelve una alborada.

Alborada

Si las flores despiertan
y el amor es armonía,
no eres tú,
es tu alborada
en el alma mía,

si siento besos en mis labios
y tu boca como un suspiro,
no eres tú,
es tu alborada de pasión
en mi instinto,

si en todos mis momentos
el sol, la luna y tu cuerpo
son dueños y testigos,
no eres tú,
es tu alborada eterna enamorada
deteniéndose en mi piel.

Que tu destino es cantar a la mañana,
ya lo sé,
que no tienes nombre
que tu silencio no teme,
que eres amante del amanecer,

alborada,
aire libre que festeja,
pecho que se oprime
renovando la creación,

alborada del amor,
tu sangre es fuego en los árboles,
tu río desborda en pájaros y hojas,
eres fruto y entraña,
eres la vida infinita
y ahora eres mujer,

niña hermosa que abres las puertas y alborada.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre

Comparte esté artículo en: Facebook, Digg, Del.icio.us, StumbleUpon, Tweetea esto