Cámara 4

Bronce a la cera perdida sobre base de mármol.
28 x 22 x 34 cms.
Base 26 x 16 x 4 cms.

En la naturaleza la encontramos por doquier, la forma en que se reproduce cualquier ser en éste planeta y el universo tiene esa forma, una espiral que se desdobla.
Dos espirales encontradas representan el corazón. Un encuentro de dos almas puede reflejar el amor.
Cámara 4 es desde ahí que sale la sangre purificada y proveerá el cuerpo. Desde la renovación.
Desde la transformación que implícitamente está un aprendizaje, un conocimiento, discernimiento el cual nos lleva a ver el claroscuro, entre la luz y la sombra.

Una vez hecha la transformación a través de los elementos la experiencia de vida es incorporada y está lista para un siguiente nivel que se da a través de la luz. Es necesario cruzar el UMBRAL para ver la Luz y continuar con el crecimiento y la evolución.

Cámara 4

Porque es perfecto silencio,
cámara de agua
crepuscular y sedienta,
por cuatro veces dejas el alma
en sílabas de viento,
en pensamientos lentos,

cámara obstinada en cuatro bautizos,
flor,
brote,
luz de azul divino
y fondo,

y en cámara lenta zurzo mis versos,
¡con ellos me elevo!,
y las palabras se aquietan
entre el silencio y tu voz,
y mi terco corazón bombea con fluidez
y entrega.

Porque es un amor así,
¡tan cerca!,
que es herida que se anuncia,
un cielo jugando a las escondidas,
porque el abismo crece
llenando de sangre la vida,

cámara de fuego en cuatro ritmos,
ayer,
y más que ayer, siempre,
voz,
y más que voz,
todas las voces que el amor mueve,

porque para hacerte el amor
sólo me basta mis manos abiertas,
ya ves, así te esperan deseantes,
así te reclaman,
así te escriben en pasión
y sujeto en letras.

Porque es el punto exacto
anterior a otro poema,
un engarce de la misma fuente,
manos que jamás se calman,
cámara desierta,
cámara de mirada desnuda
por quien secretamente se ama,

y tus cuatro ríos ahondan libres,
noche a fuego de los días,
nombre de claro acento,
vértice que gobierna,

corazón que galopas en mi vientre
cual pájaro cantor que anida en primavera,
para que me habites siempre,
como un racimo de palabras
en el hueco de mi mano izquierda,
para que atesores en letras
en el silencio y todas sus lenguas,
y suspendernos mecidos en brazos y yo a tu alcance,

¡se oyen pasos,
es tu sangre y mi sangre en un mismo corazón!

Elsa Mabel Campisciano
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre

en una danza amorosa con

Elsa Mabel Campisciano
Alma de Tinta.

Comparte esté artículo en: Facebook, Digg, Del.icio.us, StumbleUpon, Tweetea esto