Ofrenda

Bronce a la cera perdida sobre base de mármol.
23 x 51 x 23 cms.
Base 48.5 30 x 4 cms.

En la naturaleza lo encontramos en los ciclones, tifones y cualquier viento fuerte. Una fuerza determinada aplicada continuamente señala una dirección. Una estructura definida.
En nosotros lo encontramos en nuestros paradigmas. La estructura que nos forja en pensamiento, creencias.
Es necesario hacer cambios de pensamientos continuamente. Cambiamos de sangre cada 21 días, de piel, las células se renuevan y olvidamos cambiar las estructuras mentales con las que nos condicionaron.
Muchas veces éstas crisis se manifiestan en creencias limitantes, apegos. El cuerpo se dobla para indicarnos que es necesario flexibilizarnos y ampliar nuestro mundo. Entregarlo todo para recibir lo nuevo.

Ofrenda

¡Qué palabra simple
que espera!,
y la brisa anhela volver,
y la mirada es profunda
como lágrima desnuda,

ya ves,
a veces todo se inunda de sentir,
y los versos son caricias
existiendo hilo a hilo,
y se aceleran las ramas
y el verde se viene crepúsculo,

y la ofrenda desgrana en silencios.

¡Y el poema clama hacia arriba,
y el poeta es barro en la calle!,
y la palabra es máscara y eco,

se ofrenda la compañía,
se ofrenda la soledad,
se ofrenda la espera y el amor perdido,
y todo es cauce de río,
tuyo y mío,

ya ves,
y se desvelan nuestros sueños,
y el aliento es mimo de rosa color,
y se ofrenda el amor,

¡eres valle y reposo,
mi suelo generoso
a mi andar peregrino!

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre.

Comparte esté artículo en: Facebook, Digg, Del.icio.us, StumbleUpon, Tweetea esto