Revalorando la técnica de Temple al huevo.

El temple, también conocido como tempera data entre el siglo I y IV con las pinturas de los egipcios. Tenemos en la época medieval un sin número de pinturas que se realizaban sobre los muros y maderas como retablos.

En el siglo XII hubo una mayor demanda de pinturas por el incremento en la religiosidad.

En el siglo XIV y XV varios artistas desarrollaron gran definición y maestría de la técnica.

En el renacimiento se refresca la técnica y se logran grandes obras.

Actualmente no es una técnica muy utilizada.

Se caracteriza por la transparencia del color del pigmento aplicado a través de veladuras. Fluidez, limpieza y vibración cromática.

Se logra mezclando pigmentos naturales en polvo, agua destilada y yema de huevo como aglutinante además de aceites y resinas.